22 octubre 2008

oko, ñuque, tayka, madre





A todas las mujeres multiplicadas en otras mujeres o en hombres. Las que encarnaron la multiplicación y las que eligieron amarla y cuidarla como parte de si, con el amor latiendo en las noches de insomnio, con los nervios exacerbados por el desborde o dominados solo para dar. Con la tolerancia ejercida hasta límites inimaginados antes de ser madre. Con el tiempo desdoblado y los brazos largos, y las piernas fuertes y el pecho abierto y los ojos atentos y la voz dedicada en el arrullo y en el grito pelado. Con el ahogo del que solo el espejo es testigo y las millones de sonrisas que acarician el espíritu y lo engordan, y lo ensanchan. Por cada momento de conciencia, esos intimos en los que sentimos que ser madre nos hizo mejores personas, por todos los hijos que nos enseñan cada día a ser mejores mujeres, por todos los hombres y mujeres que acompañan, enriquecen y aman la maternidad.

LES BRINDO!!!

1 comentario:

Juliana dijo...

si!!! viste? nunca te avisé

besos!